No te rindas antes de intentarlo 1000 veces

A menudo infravaloramos lo que podríamos llegar a conseguir a largo plazo, pero sobrevaloramos lo que podemos conseguir en el corto plazo.

Vivimos en la era de la inmediatez. Algo que nos afecta a todos en mayor o menor medida y hace que, a menudo, no dediquemos el tiempo necesario a ciertas cosas que podrían marcar la diferencia.

Te rindes antes de tiempo.

Esto también te pasa factura cada vez que quieres aprender algo, pero sientes que no se te da bien, por lo que desistes antes de tiempo.

1. Inténtalo 1000 veces

Se me quedó grabado.

Estábamos en el ecuador del curso experto en coaching cuando el formador preguntó:

“¿Cuántas veces se cae un niño antes de aprender a andar?”

La media era superior a las 1000 caídas.

Me sorprendió la respuesta, nunca me había parado a pensar en ello.

Pero lo interesante no fue la respuesta en sí, sino la reflexión que la acompañaba.

¿Os imagináis que un niño al caerse 10 veces dijese que andar no es para él y dejase de intentarlo?

¿Cuántas veces has intentado algo 10 veces o menos y al fracasar has desistido?

El formador siguió hablando sobre la soberbia que tenemos a menudo las personas cuando queremos exigirnos a nosotros mismos que nos salga todo bien a la primera, cuando sencillamente, no es posible.

Y entonces lanzó otra pregunta:

“¿Alguno de vosotros ha intentado algo más de 1000 veces?”

Una compañera, que al igual que yo también estaba haciendo el curso, dijo:

 “Yo sí”

A lo que el formador insistió:

“¿Más de 1000 veces?”

Y la compañera dijo:

“Sí, los ejercicios que hacía cuando competía en gimnasia rítmica los repetíamos más de 1000 veces.”

A lo que el formador añadió aliviado:

“Y al final, os salían bien…”

“Sí, los repetíamos más de 1000 veces y nos salían bien.”

Esta compañera era Tania Lamarca, ganadora junto a sus compañeras de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta.

Un claro ejemplo de lo que puedes conseguir cuando trabajas, te esfuerzas y repites algo más de 1000 veces.

Desde entonces la imagen que tenía en mi cabeza de lo que se me da bien y lo que no se me da bien cambió. Ahora cada vez que aparece en mí la soberbia de querer que algo me salga bien a la primera, o a la décima, recuerdo este episodio.

2. Quizás 1000 veces no sean necesarias

Puede que lo que te acabo de contar, más que motivarte, te haya dejado frustrado. Pensando que vas a tener que repetir más de 1000 veces cualquier cosa que quieras aprender por primera vez.

Sin embargo, esto no siempre es así por dos razones.

2.1. Traspaso de habilidades

Con el traspaso de habilidades me refiero a que para conseguir andar, tuviste que aprender muchas cosas que más adelante utilizaste para otros cometidos. Tales como mantener el equilibrio, mantenerte erguido, etc.

Todo eso hizo que no te cayeses más de 1000 veces cuando aprendiste a montar en bicicleta. Ya que muchas competencias desarrolladas para aprender andar, se transfieren a la hora de montar en bici.

Lo mismo ocurre con la gran mayoría de cosas que aprendes. Aunque creas que es algo completamente nuevo, siempre hay aprendizajes pasados puedes incorporar.

Imagina que hace años aprendiste a hablar inglés como segunda lengua. Y mañana decides aprender otro idioma, completamente nuevo para ti, por ejemplo, el alemán.

Aunque creas que empiezas de 0, eso no es del todo cierto, ya que tienes experiencia en el aprendizaje de otro idioma, y va a haber muchas técnicas de estudio que usaste para el inglés que ya conoces y que ahora podrás usar con el alemán.

Además, seguro que el alemán tiene algunas cosas en común tanto con el español, como con el inglés, lo cual también facilitará el aprendizaje.

De manera que todo lo que sabes potenciará el aprendizaje de aquello que quieras aprender en el futuro.

2. No siempre es necesaria la perfección

La segunda razón por la que no siempre es necesario repetir algo más de 1000 veces para aprenderlo, es que la perfección no siempre es necesaria.

De hecho, casi nunca es necesaria la perfección.

A estas alturas ya debes saber que “mejor hecho que perfecto” ya que la perfección hace que, a menudo, no pasemos a la acción.

Puedes aprender a montar en bicicleta y usarla como medio de transporte por tu ciudad sin necesidad de saber montar con la técnica perfecta.

Puedes comunicarte en alemán sin necesidad de tener un acento nativo.

Puedes crear tu producto o servicio sin necesidad de que sea perfecto desde el momento 0. Producto Mínimo Viable.

De manera que como en la mayoría de ocasiones la perfección no es necesaria, no necesitarás intentarlo 1000 veces.

3. La perseverancia del emprendedor

La perseverancia es la firmeza y constancia en la manera de ser o de obrar, por lo que se convierte en una cualidad clave para cualquier emprendedor.

La persistencia hace que no tires la toalla cuando a la tercera no va la vencida.

Como emprendedor debes tener en cuenta que los resultados no son inmediatos.

Por lo tanto, no debes desanimarte cuando llevas 2 meses trabajando en tu proyecto sin ver resultados y un amigo te cuenta que acaba de encontrar trabajo y ya está ganando un sueldo, por lo que se ha comprado un coche.

No te rindas.

Puede que, finalmente, tu proyecto no salga adelante, esa opción siempre estará ahí. Sin embargo, si haces ajustes y sigues metiéndole horas, las posibilidades de éxito se multiplican.

Dentro de unos años podrás ser el dueño de tu tiempo y de tu propio negocio. Sin un jefe que te organice la vida.

Mientras que a lo mejor ese amigo que se compró un coche cuando tú no tenías ni siquiera ingresos, puede que ya esté quemado de su trabajo.

Interiorizar el hecho de que necesitas realizar algo más de 1000 veces antes de decidir si es o no es para ti, puede motivarte en esos momentos de flaqueza.

Sabiendo, además, que serán menos de 1000 veces si cuentas con habilidades que puedas traspasar y no buscas la perfección.

Deja un comentario

Potencial Disruptivo te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Diana Rebollar Ibarra. (Potencial Disruptivo) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de Potencial Disruptivo). Raiola Networks está ubicado en UE, en España país cuyo nivel de protección son adecuados según Comisión de la UE. Política de privacidad de Raiola Networks. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@potencialdisruptivo.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: https://potencialdisruptivo.com, así como consultar nuestra política de privacidad.

 

¿Qué es el empuje semanal?

Una newsletter que envío los lunes a los suscriptores del blog que consta de diferentes apartados como:
  • Contenido creado
  • Contenido recomendado
  • Herramientas
  • Libros
  • Aprendizajes
  • Fallos
  • Retos
  • Experimentos
  • Eventos
  • Y mucho más...

*** RESPONSABLE: Diana Rebollar Ibarra | *** FINALIDAD: enviarte mis nuevos contenidos y lo que vea que puede interesarte (Nada de SPAM) | *** LEGITIMACIÓN: tu consentimiento (que estás de acuerdo) | DESTINATARIOS: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing de potencialdisruptivo.com) fuera de la UE en EEUU. MailChimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. | *** DERECHOS: por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

¿Quieres mejorar tu rendimiento actual?

Descárgate esta guia y descubre:
  • Los 4 cuadrantes del ser humano y cómo potenciarlos.
  • El poder de los hábitos y las 3 únicas herramientas que necesitas para eliminar, cambiar o crear otros nuevos.

*** RESPONSABLE: Diana Rebollar Ibarra | *** FINALIDAD: enviarte mis nuevos contenidos y lo que vea que puede interesarte (Nada de SPAM) | *** LEGITIMACIÓN: tu consentimiento (que estás de acuerdo) | DESTINATARIOS: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de MailChimp (proveedor de email marketing de potencialdisruptivo.com) fuera de la UE en EEUU. MailChimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. | *** DERECHOS: por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos